Las mediciones sin contacto, especialmente usando sistemas de visión/video, pueden ser una ventaja donde se requiere de velocidad y precisión. La operación automatizada, además, puede eliminar el error del operador e incrementar grandemente la salida de piezas.

Las mediciones sin contacto en metrología tienen la ventaja de que esta elimina la posibilidad de que se dañe la pieza (deformada, rayada o contaminada) a través del contacto con la herramienta de medición. Esto puede ser importante, por ejemplo, cuando mide materiales suaves, flexibles o en ambientes críticos a la contaminación como la fabricación de semiconductores.

La medición sin contacto se realiza más comúnmente con tecnologías óptica/láser (aun cuando hay otros métodos de medición sin contacto como la ultrasonografía, capacitiva e inductiva). Los ejemplos de medición ópticos incluyen:

Autocolimador: uso de luz colimada para medir desviación angular

Proyector de perfiles: donde la medición toma lugar sobre una imagen proyectada, aumentada de la muestra en lugar de la muestra misma.

Microscopio de medición con cámara digital: donde con la ayuda de programas de análisis de imágenes, las mediciones se realizan en la imagen capturada.

Visión/vídeo medición: a diferencia de las opciones descritas arriba, la medición por vídeo no se restringe al campo de observación y es una opción ideal para tareas de metrología automatizadas de alta precisión.

Sistemas de visión confocal: para mediciones precisas en eje Z.

Interferometría: esta tecnología basada en láser requiere de un microscopio de alta resolución, un interferómetro y el programa apropiado. Esta puede resolver pequeñas diferencias en las características de la superficie (en la escala nanométrica).

Ya sabemos un poco más sobre éste innovador sistema que aporta soluciones a las empresas y la industria.